Las Mascarillas FFP3 son mascarillas filtrantes que se encarga de proteger a las personas del humo, polvo respirable, sustancias acuosas y otras sustancias. Sin embargo, no ofrecen mucha protección contra el gas u otros vapores.

El termino FFP hace referencia a “Máscara Filtrante” en inglés. Estas son mascaras de respiración que cubren tanto la nariz como la boca. Se encuentran compuestos de diversos materiales ideales para reducir las partículas inhaladas.

¿Para qué se usan estas mascarillas?

Estos tipos de mascarillas se encargan de ofrecer protección frente a polvos, humos, sustancias venenosas en aerosoles y otras sustancias perjudiciales para nuestro organismo que ingresan a través de las vías aéreas.

El objetivo principal que tienen las mascarillas FFP3 es reducir la concentración máxima de humo, polvo o aerosoles que respiramos debido a una alta presencia de estos en el aire.

Todas las mascarillas FFP3 ofrecen una grandiosa protección contra la mayoría de los agentes contaminantes presentes en el aire que respiramos.

Un punto clave de estas mascarillas es que incluso pueden llegar a filtrar agentes infecciosos como bacterias, virus y esporas de hongos.

Son utilizadas de manera constante en entornos de trabajos en donde las personas se pueden ver afectados por distintas sustancias que entren a través de la vía respiratoria.

¿Cuánto dura una de estas mascarillas?

Las mascarillas FFP3 son tanto desechables como reutilizables. Se pueden utilizar una sola vez o incluso varias veces seguidas.

El tiempo de uso de esta mascarilla será determinado por el estado de la misma al igual que por el funcionamiento del filtro que posee.

Cuando se observen fisuras, agujeros  u otro tipo de daños que comprometan la función de la mascarilla, esta debe ser reemplazada inmediatamente.

No solo hay que fijarnos únicamente en el estado físico, sino en cada una de sus propiedades.

Si la mascarilla carece de flexibilidad, las tiras perdieron su elasticidad o las hebillas ya no soportan a la mascarilla, entonces debe de cambiarse.

Otro punto importante es la válvula que estas poseen, en caso de que la válvula ya haya retenido una gran cantidad de partículas y te esté costando respirar, también debes considerar en cambiar la mascarilla o en su defecto, la válvula.

Recordemos que las mascarillas reutilizables FFP3 son fabricadas principalmente para ser utilizadas en ambientes con mucho polvo. Debido a esto, es normal que la válvula se sature con partículas en unos pocos días. 

Hay diferentes manuales relacionados a las medidas preventivas para controlar la propagación de enfermedades respiratorias que indican que estas mascarillas no deben ser utilizadas por más de dos días.

Estos manuales también indican que estas  mascarillas en caso de volver a ser utilizadas, solo deberá utilizarla la misma persona y no otra.

¿Qué más debes saber?

Para lograr aprovechar la efectividad completa de una mascarilla FFP3 hay que saber cómo colocársela correctamente. Algunos consejos para el momento de que utilices unas de estas mascarillas son:

  • Asegúrate de que este bien sellado entre los bordes de la mascarilla y la cara y que apreté correctamente.
  • Ajusta bien las bandas  sujetadoras para que se mantengan estables y no se te caiga la mascarilla.
  • Verifica que el clip nasal este ubicado de forma correcta para que te brinde un buen sellado.